30 aniversario del centro de operaciones de Entrevías

La cochera de Entrevías se encuentra en el barrio madrileño del cual recibe su nombre de las vías del tren de cercanías que limitan su territorio y fue famoso por los poblados de chabolas que albergaba, entre otras, como el Pozo del tío Raimundo. Este centro de operaciones de EMT ha sido remodelado en gran parte, con la construcción de nuevas naves de mantenimiento y reparación así como la introducción de autobuses más modernos, cómodos para los conductores y respetuosos con el medio ambiente.

DSCN5464

Estas instalaciones nacieron en 1979 y absorbieron en parte, el cierre del antiguo y pequeño depósito de Chamartín (Alfonso XIII), ante el importante desarrollo de la zona sur de la ciudad y la necesidad de liberar los terrenos del citado depósito. En sus comienzos, la cochera albergaba 261 autobuses de los modelos Pegaso 6025 y 6050 dando 21 líneas en servicio a los vecinos de la zona sur.

Actualmente esta estación cuenta con 52.000 m2  donde estacionan y se da mantenimiento a aproximadamente 435 autobuses, todos ellos con rampa. Actualmente es el centro de operaciones de la EMT con mayor número de autobuses.

El pasado 9 de septiembre el centro de operaciones de Entrevías celebró su 30 aniversario al cual asistieron miembros de la Asociación.

Para el evento, todo el equipo de Entrevías trabajó duro para poder restaurar y presentar el Pegaso 6050 recuperado el año pasado desde tierras levantinas gracias al empeño de la EMT y su Asociación de amigos. Y el resultado no pudo ser más satisfactorio. A falta de algunos detalles el vehículo ha quedado muy similar a los que circularon por las calles de Madrid y que muchos usuarios y trabajadores de la empresa recordarán con nostalgia. Y que tengamos conocimiento, este es el último superviviente de este modelo tan genuino de las calles madrileñas.

PEGASO 6050
El Pegaso 6050 por aquella época contaba con la gran novedad de su moderno diseño y elegante estética. Este vehículo tiene un motor diesel, trasero y de cuatro tiempos con 210 CV. Posee mayor potencia que los 6035 Monotrales que existían por entonces y a los que pretendía sustituir. Por su configuración mecánica, la altura del piso del autobús al suelo se había reducido y esto hacía de alguna manera más accesible.

A mediados de los 70 EMT apostó claramente por este modelo y llegó a ser el principal cliente con la compra de hasta 576 unidades de los cuales 12 de los últimos en incorporarse provenían de la absorción del servicio de otras empresas y sus líneas periféricas. Su numeración en la empresa comprendía los números del 1 al 500, del 1201 al 1263 y del 1323 al 1335, de ahí que por los años de este particular aniversario y por su coincidencia con la serie, se le haya rebautizado a este coche con el número”30”.

Además de la EMT, este modelo de Pegaso se pudo ver por Valencia (SALTUV) o TITSA (Tenerife) entre otras.

El ocaso de los 6050 llegó a finales de los años 80 y principios de los 90 siendo vendidos a otras empresas o desguazados casi en su totalidad. Hoy, gracias a la empresa, a sus trabajadores y a los Amigos de la EMT, podemos disfrutar de este icono del transporte público madrileño que se encuentra ya en casa.

Nuestros agradecimientos a todo el equipo de Entrevías y su gerencia por haber hecho posible recuperar parte de la historia del transporte madrileño, nuestra historia.